Imitando una red neuronal, las máquinas aprenden y predicen.
27 agosto, 2018
philip-roth-transicion-disruptiva-empresa-familiar
17 octubre, 2018

Empleo: perfiles y sectores en zona de riesgo

Oportunidades laborales

Empleo: perfiles y sectores en zona de riesgo

Las perspectivas no son iguales para todas las industrias y perfiles.

Los ingenieros en sistemas tiene oportunidades, pero los perfiles de atención al cliente están en riesgo.

 18/09/2018 –

Por Matías Ghidini, director general de Ghidini Rodil

Ya no hay dudas. Inevitablemente la crisis financiera-económica local tendrá consecuencias directas en el empleo argentino. Con certeza por el resto de 2018 y, siendo optimista, también hasta pasado el verano del próximo año.

Hoy el escenario implicó trasladar el eje de discusión del ritmo de nuevas contrataciones a la estabilidad de los puestos actuales de trabajo. El peor escenario.

En este oscuro panorama, la mala palabra despido asoma. ¿Cuándo? ¿A quiénes? ¿Cuántos? Dentro del segmento del empleo formal, privado y profesional (la elite), el primer análisis impone recordar la actual dinámica de búsquedas ejecutivas de nicho: las perspectivas no son iguales para todas las industrias y perfiles. Así entonces, el escenario más probable de imaginar es de desvinculaciones selectivas.

Pues bien, ¿qué implica esta selectividad? Una situación que afectará, en primer lugar, a profesionales con un desempeño deficiente. En casi todas las empresas existe un conjunto (mayor o menor) de ejecutivos cuya performance presenta gaps de gestión o resultados.

Probablemente serán estos los primeros en ser elegidos como prescindibles cuando la crisis apriete, aprovechando así las compañías el mal momento para corregir y/o pulir sus dotaciones.

Por otra parte, el cruce entre segmento industrial y perfil/formación profesional genera perspectivas muy disímiles para el trabajador. Aun en este escenario negro, y muy paradójicamente, al tiempo que se habla de despidos, existen perfiles y sectores donde las compañías no encuentran los recursos humanos que precisan. Ergo, hay demanda laboral que la oferta no logra cubrir.

La interpretación teórica es sencilla: aquellos perfiles más escasos en segmentos de demanda laboral activa recibirán muchos llamados de los headhunters. En las antípodas, los que trabajen en sectores en crisis y en áreas de soporte que no sean el core business del negocio, estarán bajo la lupa. Más si ocupan posiciones de alta remuneración. Un muy buen desempeño y/o alto potencial pueden ser herramientas para defender esa silla.

Desde la vereda del candidato, se vienen días (en rigor, meses) desafiantes.

Para aquellos en búsqueda laboral, se imponen la perseverancia, constancia y comprensión de los sectores más activos para elevar las chances. Y la creatividad: para explorar formatos laborales no tradicionales (freelance, por proyectos, microemprendimientos, por ejemplo), evaluar oportunidades en otros países y aprovechar la coyuntura para capacitarse formalmente.

La inversión en educación siempre es un activo que agrega valor a la mochila de herramientas.

CLARIN 16 de Septiembre de 2018