Cada vez tiene más peso la formación profesional

Tienen nuestras empresas un plan de formación para el personal que agregue valor a nuestro producto/servicio?
30 enero, 2018
A diferencia de otras épocas actualmente el titular Pyme tiene que accionar con nuevos paradigmas
7 febrero, 2018

Cada vez tiene más peso la formación profesional

Las oportunidades que brinda el conocimiento

Oportunidad. La Argentina tiene ventajas por la buena educación pública, que genera recursos humanos de calidad y con costos razonables.

Las oportunidades que brinda el conocimiento

Oportunidad. La Argentina tiene ventajas comparativas para la exportación de conocimiento. Una buena educación pública que genera recursos humanos capacitados con costos adecuados

Por Mariana Pernas

Especial para Clarín

La economía basada en el conocimiento sigue creciendo. Durante el primer semestre de 2017 este sector —que en el país emplea a 1,4 millones de personas, entre asalariados privados registrados, cuentapropistas y empresarios— sumó exportaciones por US$2.975 millones, con una expansión del 27% respecto del periodo anterior, e importaciones por US$2.393 millones. El balance anual acumula ventas al exterior por US$5.742 millones y un superávit de US$718 millones.

De hecho, según la Organización Mundial del Comercio (OMC), la Argentina ocupa el puesto 24 a nivel mundial en exportaciones de servicios basados en conocimiento (SBC), que incluye rubros como investigación y desarrollo, uso de propiedad intelectual, y servicios culturales, de entretenimiento, profesionales, técnicos, de computación, gestión y consultoría. Este mercado, que lidera Estados Unidos, moviliza exportaciones por US$900.000 millones a nivel global.

“La exportación de SBC en el país crece porque en el mundo aumenta la demanda de servicios. Por un lado, la industria manufacturera tiende a incorporar cada vez más el componente de servicios, como diseño, marca, software o logística. Por el otro, la Argentina tiene importantes ventajas: una educación pública que genera recursos humanos de calidad en cantidad adecuada y a costos razonables”, evalúa Carlos Pallotti, subsecretario de Servicios Tecnológicos y Productivos del Ministerio de Producción.

De acuerdo con un informe del Ministerio de Producción, publicado en octubre pasado, entre enero y junio de 2017 “se registraron variaciones positivas en las ventas externas de todos los agregados de SBC, sobresaliendo las de software y servicios de informática (36,4%) y cargos por uso de propiedad intelectual (49,1%)”. Las exportaciones de servicios empresariales, profesionales y técnicos aumentaron 22,6%, y los rubros más dinámicos de esta categoría fueron publicidad, arquitectura e ingeniería. Las ventas por servicios personales, culturales y recreativos aumentaron 26%.

Con 4.000 nuevos puestos de trabajo, el sector de software experimenta el mayor dinamismo en creación de empleo. Sin embargo, las tres cuartas partes del mercado laboral privado formal de SBC corresponde a las actividades de I+D y servicios empresariales, profesionales y técnicos. Como ventaja, el sector SBC —apunta el informe— tiene menor grado de informalidad laboral que el resto de la economía y la remuneración anual promedio, a junio de 2017, “se ubicaba en US$18.900, 4,9% por encima del salario medio”, aunque se registran diferencias significativas dentro de los distintos rubros.

Recursos conectados Las condiciones que hacen posible la exportación de servicios basados en conocimiento son, según Pallotti, “la disponibilidad de recursos humanos calificados, la existencia de políticas estables que permitan cumplir los planes de negocios, conectividad a Internet similar y de buena calidad en todo el país, y financiamiento adecuado, sobre todo para las empresas locales, que compiten con grandes compañías por los mismos empleados”.

La empresa de desarrollo de software Belatrix, con 600 empleados, hoy exporta el 80% de su facturación, principalmente a Estados Unidos. Los principales desafíos que afronta son “la escasez de recursos humanos calificados, que es un problema histórico y, más recientemente, el retraso cambiario, que nos ha golpeado mucho a quienes exportamos”, expresa Luis Robbio, fundador y CEO de la empresa que tiene centros de desarrollo en Mendoza y Buenos Aires. Aunque admite que esa situación mejoró, “tampoco nos hace bien una devaluación brusca porque rebota y se traslada a precios”. Desde su fundación, en 2002, Belatrix se orientó al mercado externo y, hasta el 2016, más del 90% de sus ventas se originaban por exportación. Su fuerte estrategia de comercio exterior estuvo motivada, principalmente, “para no estar atados a la volatilidad del mercado interno”, y fue posible porque uno de los socios reside en Estados Unidos y abrimos oficinas en ese país, lo que nos ayuda a conseguir clientes”.

El sector jurídico también exporta. Como parte de sus servicios al exterior —y con clientes como Tenaris, Unilever y Claro—, el estudio Mitrani, Caballero y Ruiz Moreno brinda asesoramiento legal y acompañamiento en las negociaciones a empresas locales que desean desarrollar inversiones en el exterior, y a compañías extranjeras con planes de hacer negocios en el país.

Diego Parise, socio del estudio, coincide en que el principal reto de exportar pasa por los recursos humanos, “ya que se deben reclutar abogados con dominio de idiomas, no sólo de inglés sino también de portugués e italiano, y la formación como para hacer este tipo de trabajo, como posgrados especializados, maestrías en el exterior o práctica profesional en el extranjero”. Aún más importante es “la apertura mental: dejar la seguridad de trabajar en la Argentina bajo el derecho argentino, para aprender las leyes de otros países y trabajar bajo otros sistemas jurídicos”.

Pero la globalización ha facilitado el ejercicio del derecho en el exterior. “Hay una fuerte iniciativa en cuanto a la internacionalización normativa —expresa Parise—. Los tratados internacionales, que regulan asuntos comerciales con aplicación supranacional, facilitan la movilidad del conocimiento y nos sirven como herramienta, como norma común”.